Muchos dicen que el café de máquina sabe a rayos. Nosotros creemos que el problema no es del café; es del lugar donde te lo tomas: un hospital, la oficina, la universidad...
Para demostrar nuestra teoría, subimos a pie-una máquina de café de casi 400 kg. al Pico Peñagolosa (1803m.) y dejamos que los montañeros disfrutaran allí de un café recién hecho.
// Street marketing // Digital Campaign // PR //
Back to Top