Si tradicionalmente la carne de vacuno se compraba por su sabor, aspecto y terneza; en la actualidad ha entrado en juego un nuevo sentido que influye cada vez más: el oído.  Nos influye lo que nos cuentan en la oficina o en el gimnasio, lo que escuchamos en la radio, lo que leemos en Instagram o Facebook. Y generalmente, todas estas opiniones, son contrarias al consumo de carne de vacuno o carnes rojas en general.
En 2019, Provacuno adoptó una estrategia de comunicación que nada tenía que ver con las campañas que hasta la fecha habían desarrollado la mayoría de interprofesionales cárnicas. Una campaña que prescindía del formato de spot y campaña convencional para apostar por una campaña 100% de contenido.
Con un carácter eminentemente digital, la campaña ha logrado 77 millones de impactos a través de multitud de acciones microsegmentadas: acciones con influencers y microinfluencers, eventos especiales, relaciones públicas, redes sociales, video content, punto de venta, patrocinios deportivos, etc.

Back to Top